Denuncian irregularidades en el Cementerio San Vicente
Caso Carina Drigani
Caso Celeste Montes
Caso Andrea Castana, asesinada en marzo 2015
Drazile imputado por la Cámara Federal de Casación Penal por el caso Alós
Femicidio Liz Funes, la justicia admitió a su hermana como querellante 2-5-16
Caso CBI ya son tres los detenidos: Rodrigo, Vega y Sarrafian
Solo una condena por la muerte de Jonathan Villegas
Caso Nehemías prisión efectiva a policia y guardacarcel
Huracanes sacuden a la Policía de la Provincia de Córdoba
La secretaria de la oficina de Violencia de género imputada por hurto y vinculada al femicidio de Urbaneja
Comisario Marquez condenado por detenciones ilegales
Caso Hernán Sánchez
Femicidio Ingrid Vidosa
Siete imputados por violencia policial- Pasan a retiro a comisarios
Marcos Roldán desaparecido en diciembre 2013 Chile
Histórico juicio por la contaminación de Bº Ituzaingó
Promueven acción penal por el parto en el baño del neonatal
Paola Pedraza, llega a juicio por caso de discriminación

Franco Amaya , un caso de gatillo fácil?

Carlos Paz: tenía alcohol en sangre el policía que mató a un motociclista en un control

LO MÁS IMPORTANTE

  • La fiscal de Carlos Paz Jorgelina Gómez confirmó que tanto Rodrigo Bustos como su compañero dieron positivos por etanol.
  • El policía que disparó está imputado por ?homicidio doblemente calificado?, dijo el abogado de la familia Franco Amaya (18), la víctima.

La fiscal de Carlos Paz Jorgelina Bustos confirmó este martes que los policías que participaban del control en febrero pasado donde resultó asesinado Franco Enrique Amaya (18) tenían ?alcohol en sangre?.

AMAYA. Quién era Franco, el joven ultimado por un policía en Carlos Paz.

?Se determinó la presencia de alcohol en sangre. En un primer momento dentro de las medidas que se adoptan, se ordenó la extracción de sangre y se observó etanol en sangre, lo que implica que al momento de prestar servicio estaban bajo los efectos del etanol?, dijo la fiscal a Mitre Córdoba. 

Rodrigo Bustos, el autor del disparo, tenía un porcentaje de 0.84 de alcohol en sangre mientras que José Villagra, el policía a cargo del operativo, presentaba un nivel de 0.87.

En tanto, el abogado de la familia de la víctima, Carlos Nayi confimó a La Voz que el oficial Rodrigo Beraldo Bustos, quien efectuó el disparo fatal y hasta ahora se encontraba imputado por homicidio calificado, fue imputado el viernes por homicidio doblemente calificado.

?La imputación es por homicidio doblemente calificado, agravado por uso de arma de fuego y la calidad funcional, podría corresponderle prisión perpetua?, dijo Nayi.

El caso

El hecho ocurrió el pasado 22 de febrero a las 2.30 en Villa Carlos Paz, en el cruce de calle Alem y Los Gigantes, cuando Franco Enrique Amaya (18) pasó en moto junto a su primo y desde el control, según la versión oficial, le dieron la orden de detenerse. 


FRANCO. El joven de 18 años trabajaba y estudiaba para ser peluquero (Facebook).


Uno de los dos policías del control se tiró al piso y escuchó a su compañero -Rodrigo Belardo Bustos- realizar un disparo.

Fue entonces que Amaya, el conductor de la moto, resultó herido y se cayó del rodado, que siguió la marcha unos 20 metros.

El herido fue trasladado al Hospital Municipal Sayago, donde murió minutos después de ingresar. Según un informe preliminar, el joven habría recibido el disparo en la zona del tórax.

En un primer momento, desde la Policía circuló la versión de que el uniformado que efectuó el disparo lo había hecho tras escuchar "una detonación" y para "repelir la acción".

Poco después, desde la Jefatura se aclaró oficialmente que "no hubo intercambio de disparos" entre el policía y los jóvenes que se trasladaban en moto.  

El hecho causó conmoción entre los vecinos de la villa serrana, quienes salieron a las calles para reclamar justicia por lo que consideraron un caso de ?gatillo fácil?.

La voz del Interior 2-5-17

A un mes, el policía que mató a Franco sigue muy complicado

El agente Rodrigo Velardo Bustos continúa preso en Bouwer, y en los próximos días la fiscalía le dictará la prisión preventiva. Los peritajes ordenados hasta ahora lo comprometen.

A un mes del crimen de Franco Amaya (18), quien falleció tras ser baleado por un agente de la Policía que le disparó en un control de tránsito en Villa Carlos Paz, el caso sigue su curso en la Justicia local y se espera que la semana próxima se dicte la prisión preventiva al principal acusado.

Rodrigo Velardo Bustos, el policía imputado y detenido desde entonces, fue expulsado de la fuerza luego de matar al joven cuando no frenó ante el control que se efectuaba en la calle Los Gigantes.

En la madrugada del 22 de febrero último, Franco y su primo iban en moto, cuando se toparon con el control policial. Al parecer, no frenaron a tiempo, ante lo cual el policía hoy imputado les disparó desde corta distancia.



El balazo mató a Franco.


El agente, que hacía su primera temporada laboral en Villa Carlos Paz, fue imputado del delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego agravado por su función de policía.

Ya se negó a declarar en las dos oportunidades que estuvo frente a la fiscal del Tercer Turno de esa ciudad, Jorgelina Gómez, que lleva adelante la investigación.

Se especula que la semana próxima se dictará la prisión preventiva contra el uniformado, que está alojado en la cárcel de Bouwer.

Velardo Bustos tiempo atrás estuvo en el Ejército, donde se dio de baja a los tres meses de haber ingresado por decisión propia.

Los informes internos no le eran favorables, según apuntó una fuente.

Luego, ingresó en la Policía y egresó el 26 de julio de 2016.

La fiscal Gómez espera los informes de los peritajes psicológicos y psiquiátricos que se le practicaron para determinar el curso de la investigación.

Entre otras medidas de prueba realizadas, se confirmó que el arma que efectuó el disparo es la que portaba Bustos.

En tanto, el otro policía que estaba en el control como superior a cargo del procedimiento, de apellido Villagra, sí prestó declaración, y en sus dichos explicó que llamó a sus superiores inmediatos ni bien sucedió el hecho.

El uniformado fue imputado de omisión de los deberes de funcionario público y no fue detenido en ningún momento.

Fuentes judiciales confirmaron que no hay hasta el momento otros policías involucrados en la causa.

Misa

En tanto, anoche, en la iglesia Nuestra Señora del Carmen, ubicada en el centro de Villa Carlos Paz, familiares y amigos de Franco Amaya participaron de una misa en la que se recordó al joven asesinado en lo que se conoce como un caso de ?gatillo fácil?.

La muerte de Franco movió el tablero de la fuerza policial de Villa Carlos Paz y Punilla, y motivó que fuera desplazado de su cargo como jefe de la Departamental el comisario Ángel Costero, quien había asumido a fines de diciembre último.

En su reemplazo fue designado Leonardo Páez Stelmach.

Joven víctima. 18 años. Franco vivía en San Antonio de Arredondo y había cursado estudios en una escuela nocturna de Villa Carlos Paz. Desde hacía un tiempo, asistía a un curso de peluquería y trabajaba en un lavadero.

La Voz del Interior 23-3-17

Crimen de Franco Amaya: Piden "perpetua" para los dos policías

La familia de Franco Amaya, el chico de 18 años que murió el miércoles pasado por el disparo de un policía durante un control en la ciudad de Carlos Paz, marcharon por las calles.


miércoles, 01 de marzo de 2017

Carlos Paz. La familia de Franco Amaya, el chico de 18 años que murió el miércoles pasado por el disparo de un policía durante un control en la ciudad de Carlos Paz, marcharon por las calles céntricas y reclamaron "cadena perpetua" para los uniformados que se vieron involucrados en el brutal asesinato. 

El suboficial Rodrigo Velardo Bustos permanece imputado de "homicidio calificado" y se encuentra detenido en el penal de Bouwer, mientras que su compañero, José Ezequiel Villagra, fue imputado de "incumplimiento en los deberes de funcionario público" y está libre.

El caso es investigado por la fiscal Jorgelina Gómez y según pudo conocerse, a partir de los testimonios que fueron recogiéndose, se logró determinar que Franco y su primo Agustín se trasladaban a bordo de una motocicleta y, en la intersección de las calles Alem y Los Gigantes, se toparon con un control policial. Aparentemente, intentaron reducir la velocidad y explicarle a los policías que tenían problemas para detener su marcha, pero uno de ellos extrajo su arma reglamentaria y abrió fuego y un certero disparo impactó en el pecho del joven conductor. Lo que siguió fue una escena lamentable, Franco perdió el control y la moto cayó al pavimento.

Su primo se desesperaba por llevarlo al Hospital Sayago, pero los uniformados se lo habrían impedido y los minutos fueron pasando. Finalmente, Agustín y un amigo cargaron a Franco dentro de un vehículo y lo llevaron al nosocomio, donde el joven ingresó "sin signos vitales".

El lunes pasado se concretó una nueva marcha en la zona del reloj Cu-Cú, donde la familia y los amigos de la víctima exigieron la pena máxima para los dos efectivos policiales involucrados.

"Pedimos que estén presos los dos, no uno solo. Los dos participaron del asesinato de Franco e impidieron que fuese llevado al hospital. Lo dejaron morir"; manifestó Samanta Amaya, prima del joven y completó: "Pedimos que sean condenados a cadena perpetua y se haga justicia".

Según trascendió, se espera que este miércoles se presenten en la Fiscalía de Tercer Turno los detenidos (imputados por daño calificado) durante la movilización que se concretó frente a la sede de la Departamental Punilla, donde hubo pedradas, destrozos y resultaron heridos una decena de uniformados. La versión de los detenidos es que fueron golpeados por los policías.
El diario de Carlos Paz 1-3-17

Tras la muerte de Franco Amaya, apartan al comisario de Carlos Paz


Se trata de Ángel Costero, jefe de la departamental Punilla, quien fue separado por un sumario interno. 

En las últimas horas, el jefe de la departamental Punilla, Ángel Costero, fue separado de su cargo tras la muerte de Franco Amaya, el joven que perdió la vida alcanzado por una bala que disparó el policía Rodrigo Velardo Busto.

Costero fue pasado a licencia por orden policial, mientras se sustancia un sumario interno.

Jorgelina Gómez, fiscal que investiga la causa, dijo en comunicación con Cadena 3 que el Ministerio Público "no tiene inferencia en esta decisión".

"Son decisiones tomadas a nivel institucional (?) Lo determinan los organismos a cargo de estos policías", indicó la fiscal.

El joven Franco Amaya murió en la madrugada del miércoles baleado en un control policial en Villa Carlos Paz. Por su muerte, el agente Rodrigo Velardo Busto está preso en Bouwer, imputado por homicidio agravado.

El compañero de Busto que lo acompañaba esa noche, José Ezequiel Villagra de 23 años, quedó imputado por incumplimiento de los deberes de funcionario público, aunque permanece en libertad.

Día a Día 23-2-17

Emotiva despedida de familiares y amigos a Franco Amaya en las redes

Policiales 23/02/2017
Familiares y amigos expresaron su tristeza por el asesinato del joven de 18 años, ocurrido en la madrugada de este miércoles en Carlos Paz. Por el hecho hay dos policías imputados.
84

Desde que la noticia del asesinato de Franco Amaya a manos de un policía durante un control vehicular trascendió, sus amigos y familiares le dejaron emotivos mensajes de despedida en su "muro" de Facebook.

Asimismo, este jueves despidieron al joven en la sala velatoria ubicada sobre la avenida Cárcano desde donde luego trasladaron el cuerpo hacia el cementerio de Villa Carlos Paz.

Tras el crimen de Franco Amaya durante un control vehicular, separaron del cargo al jefe de la departamental Punilla, Ángel Costero, mientras se realiza un sumario interno. Cabe recordar que días atrás el subjefe de esa unidad policial ya había sido separado por irregularidades en el manejo de recursos oficiales para uso personal.

Por el hecho, el agente Rodrigo Maximiliano Velardo Busto (25), quien disparó y dio muerte al joven de 18 años, fue detenido en el penal de Bouwer e imputado por homicidio calificado. Busto había sido dado de baja del Ejército por inconducta, pero se convirtió en un suboficial de la Policía de Córdoba luego de una preparación de nueve meses, tras los cuales recibió una pistola 9 milímetros, una credencial, su uniforme y borceguíes.

El oficial que lo acompañaba durante el control policial, José Ezequiel Villagra (23) permanece en libertad; ambos están imputados por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Según se informó, tanto Amaya como quien lo acompañaba en moto no tenían armas y no hubo intercambio de disparos con el uniformado.

La Mañana 23-2-17


Son dos los policías imputados por la muerte de Franco Amaya

22/02/2017 | 17:10 | Se trata del joven de 18 años asesinado aparentemente por un efectivo en un control en Villa Carlos Paz. Lo resolvió la fiscal Jorgelina Gómez.


Son dos los policías imputados por la muerte de Amaya (Francisco Centeno).


La fiscal Jorgelina Gómez imputó esta tarde al compañero de operativo del policía sindicado como autor del disparo que acabó esta madrugada con la vida de Franco Amaya, en un control en Villa Carlos Paz. 
Las primeras informaciones aseguran que el segundo imputado es un superior al oficial detenido, quien está acusado de "omisión de los deberes de funcionario público".
La decisión de Gómez llegó luego de la recopilación de testimonios y de un video que circula por las redes sociales en la que se lo ve a Amaya cómo es trasladado en lo que sería un automóvil particular. 
El efectivo, acusado de gatillo fácil, fue detenido e imputado esta mañana por "homicidio calificado". 
Es el principal sospechoso de matar a un joven que al parecer evadió un control vehicular en Villa Carlos Paz.
"A la circunstancias de tiempo, lugar y modo se las está investigando. Rige el secreto de sumario", aseguró temprano la fiscal Gómez. 
La víctima fatal fue identificada como Franco Enrique Amaya, de 18 años. Según se informó, tanto Amaya como quien lo acompañaba en moto, no tenían armas y no hubo intercambio de disparos con el uniformado.
El hecho ocurrió esta madrugada cerca de las 3.30, en un control ubicado en la esquina de Los Gigantes y Alem de la villa serrana. 
Según trascendió, la Policía intentó frenar a los jóvenes, quienes no acataron la voz de alto a intentaron huir. Por este motivo, los efectivos habrían abierto fuego. 
Tras los disparos, los jóvenes cayeron de la motocicleta y habrían sido recogidos por dos personas que, aparentemente, iban en un Renault Clio detrás. 

Inmediatamente, habrían trasladado a Amaya al Hospital Municipal de Carlos Paz, donde finalmente falleció. 
Por el momento, nada se sabe del acompañante del motociclista ni del auto con los otros dos integrantes. 
El abogado querellante, Carlos Nayi, en diálogo con Cadena 3 pidió la detención del compañero del policía imputado y detenido. 
"Estaban absolutamente desarmados y tenían dificultades con el freno. El acompañante de Franco hizo señas y alertó a los policías de esa circunstancia. -Los policías- Hicieron caso omiso, no obraron con profesionalismo. La conducta criminal que se les atribuye, responde a una actuación dolosa, estamos hablando de dolo directo", señaló el letrado.
En caso de ser condenado, el policía acusado de homicidio podría recibir prisión perpetua.

Cadena3 22-2-17

No iba armado el chico que murió baleado por un policía en Carlos Paz


Lo dijo la fiscal Jorgelina Gómez. El abogado Carlos Nayi, quien representa a la familia de Franco Enrique Amaya (18), pedirá la detención del otro policía que estaba en el procedimiento.

La familia de Franco Enrique Amaya (18), muerto esta madrugada de un disparo policial en Villa Carlos Paz, se constituirá como querellante en la investigación que lleva adelante la fiscal Jorgelina Gómez, quien ya imputó por presunto "homicidio calificado" al autor del balazo.

"Amaya no tenía armas. Iba en su motocicleta y no pudo frenar en el control policial porque tenía problemas mecánicos, y por eso su compañero les hacía señas a los policías para avisarles", expresó el querellante Carlos Nayi.

"Pediremos el inmediato arresto del otro policía que participó del procedimiento. Actuaron contra la ley", argumentó en Radio Universidad.

El episodio tuvo lugar a las 3.30 de este miércoles, en un control ubicado en la esquina de Juan B. Justo y Alem de la villa serrana. Amaya recibió un disparo que acabó con su vida minutos después.

Según las primeras informaciones, podría haberse tratado de un caso de "gatillo fácil". Esta tarde habrá una marcha reclamando justicia.

"Le tiraron como si nada. Cuando llegué al hospital, mi hijo había muerto, y el médico me dijo que no había nada que hacer. Iba con el primo y él está bien y me contó que no tenían frenos y que no tuvieron tiempo de parar. Yo siempre le dije: 'Parate'. Y se quiso parar y le tiraron como si nada?; dijo en El Diario de Carlos Paz la madre del joven, Lucía Cortez. "Mi hijo no andaba armado y no tiene antecedentes, trabaja y estudia?, completó.

"Sacó el arma y nos disparó de frente, antes de pasar el control. Nos disparó a quemarropa. Y yo les pedía a los policías que lo llevaran al hospital, pero ninguno me ayudó, nadie lo llevó", expresó en Noticiero Doce el primo de Amaya, quien iba en la motocicleta.

Qué dijo la fiscal. Consultada sobre el hecho, la fiscal Gómez dijo que se investiga el papel del segundo policía, que todavía continúa libre. "Por el momento tenemos un policía detenido, que es el autor del disparo. Es un hecho reciente y estamos investigando, aguardando pericias de la Policía Judicial y de la autopsia".

"La calificación es 'homicidio calificado' en virtud de que el funcionario policial estaba en sus funciones", explicó respecto de la grave imputación que pesa sobre Rodrigo Belardo Bustos. Y dijo que se analizará si es cierto que ningún policía quiso llevar a Amaya al hospital, cuando el muchacho agonizaba en el suelo.

"Hasta el momento no se secuestraron armas de fuego de los chicos que iban en la motocicleta", agregó. La imputación que cabe sobre el policía (en caso de comprobarse su responsabilidad en un eventual juicio) es de prisión perpetua.

Amaya iba a recibir mañana su diploma de peluquero.

Dia a Dia 22-2-17

Durante un control vehicular, un policía mató a un joven en Carlos Paz

LO MÁS IMPORTANTE

  • Tenía 18 años y se trasladaba en moto.
  • Según su familia, se había quedado sin freno.
  • Un policía está preso por homicidio calificado.

Un policía mató en la madrugada de este miércoles a un joven de 18 años que pasaba en moto por un control vehicular apostado sobre avenida Los Gigantes en la ciudad de Villa Carlos Paz.

El uniformado, de 25 años, fue detenido y está imputado de homicidio calificado, según confirmó la fiscal Jorgelina Gómez.

El hecho ocurrió a las 2.30 en el cruce de calle Alem y Los Gigantes cuando Franco Enrique Amaya (18) pasó en moto junto a su primo y desde el control, según la versión oficial, le dieron la orden de detenerse. 



Antes de que se acercaran a los efectivos, la moto aceleró y ?casi embistió al personal policial?, indicaron desde el área de prensa de la Policía a La Voz.


Uno de los dos policías del control se tiró al piso y escuchó a su compañero -Rodrigo Belardo Bustos- realizar un disparo.

Fue entonces que Amaya, el conductor de la moto, resultó herido y se cayó del rodado, que siguió la marcha unos 20 metros.

El herido fue trasladado al Hospital Municipal Sayago, donde murió minutos después de ingresar. Según un informe preliminar, el joven habría recibido el disparo en la zona del tórax.

En un primer momento, desde la Policía circuló la versión de que el uniformado que efectuó el disparo lo había hecho tras escuchar "una detonación" y para "repelir la acción".

Poco después, desde la Jefatura se aclaró oficialmente que "no hubo intercambio de disparos" entre el policía y los jóvenes que se trasladaban en moto.  

El autor del disparo, preso

En un primer momento, los dos policías que estaban en el control fueron demorados por el hecho.

Luego, la fiscal Gómez confirmó que el policía que disparó está detenido e imputado de homicidio calificado.

Agregó que el caso está bajo secreto de sumario y resta confirmar a través de la autopsia si el joven recibió uno o más disparos.

"Aparentemente, hay una evasión por parte de estos chicos que venían en la moto", dijo la fiscal.

Los jóvenes se dirigían, según la familia, hacia el boliche Molino Rojo. Franco y su primo ido a "buscar una camisa y se encontraron con esto?, aseguraron.

La fiscal negó la versión de que la Policía haya estado buscando en ese momento a los autores de algún delito en esa zona de la ciudad. "No había ningún hecho delictivo en los momentos previos para que el personal policial haya estado en la búsqueda de alguien que haya intervenido en algún hecho delictivo", dijo.

"No teníamos freno"

El primo de Amaya, de nombre Agustín, relató que al acercarse a los policías en el control se quedaron sin frenos y que el efectivo "le disparó de una" al otro chico.

?Un metro antes que llegáramos (el policía) nos hace seña. No teníamos freno, (Amaya) empezó a hacer los rebajes. Yo le hacía seña (al policía) que no disparara, que no teníamos frenos?, dijo a los medios en el lugar. 

Agustín dijo que un policía le disparó a su primo ?al lado? y que escuchó dos disparos.

?Caímos al piso. Y el policía le decía a los taxis que no me trajeran. Pasó un amigo y yo solo lo cargué al auto y ahí me trajo mi amigo hasta acá?, dijo en el Hospital. 

?Disparó sin ninguna razón, no pensó en nada. Le hacía seña yo con la mano y disparó al lado. Mi primo empezó a agonizar en el hospital. Quería traerlo en la moto en lo que sea y no me dejaban, me decía, no, si ahí viene la ambulancia?, manifestó a la misma radio.

Trabajaba y estudiaba


Laura Cortéz, madre del chico fallecido, dijo que el joven era un chico "normal" que sólo iba al boliche.

?No andaba armado, no tiene antecedentes, trabaja, estudia?, manifestó. 

Relató que su hijo estaba en la casa de sus tíos, y que era un joven que trabajaba y estudiaba y que no tenía antecedentes ni andaba armado. 

Cortéz recordó que, en otra ocasión, le habían quitado la moto -que está a nombre de ella- "por no tener carné".

"Siempre le dije (sobre los controles): 'Parate'. Y se quiso parar y le tiraron como si nada?, se lamentó.

Luciano, el hermano del muerto, dijo que Franco trabajaba en un lavadero y estudiaba peluquería. 

"Estaba haciendo un curso de peluquería y trabajaba en un lavadero. Un chico normal. No tenía antecedentes?, explicó.

La Voz del Interio 21-2-17

 

LA DOCTRINA DE LA REAL MALICIA- EL EQUILIBRIO ENTRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LOS DERECHOS INDIVIDUALES: La reforma introducida a nuestro Código Penal  a través de la Ley 26.551, representa un significativo  avance  en el diseño de un nuevo paradigma en  materia de política criminal en lo referente a la protección de libertad de expresión, sin descuidar sin embargo la tutela de los derechos individuales al tiempo de penalizar determinadas expresiones  agraviantes o que importan una clara atribución calumniosa. Comercio y Justicia 1-6-17

LA SALUDABLE PARCIALIDAD DE LOS FISCALES: El elenco de garantías consagradas en materia penal, inevitable desprendimiento del art. 18 de la Constitución Nacional, fortalece de manera irrestricta los tres pilares fundamentales del procedimiento en materia criminal, con tres funciones operativas  diferentes, acusación, defensa y prueba, escenario en el que los representantes del Ministerio Público con independencia funcional y de criterio,  son fieles defensores de  los intereses de la sociedad toda, aunque sin convertirse en órganos ciegos e irreflexivos, premisa básica para preservar la legalidad del interés público. Comercio y Justicia 9-5-17

 

EXCEPTIO VERITATIS- LA EXENCION DE RESPONSABILIDAD PENAL La  protección penal efectiva del derecho al honor  y los límites de la respuesta punitiva en los tipos delictivos de Injurias y Calumnias, se aprecia en su verdadera dimensión jurídica en la prueba de la verdad “Exceptio Veritatis”. La procedencia de este beneficio en materia de imputaciones delictivas o acusaciones agraviantes,  reconoce su fundamento en la necesidad de alcanzar la efectiva protección  del interés social superior que prevalece sobre el individual, fortaleciendo los criterios de persecución penal en contra de los auténticos responsables de actividades ilícitas, eximiendo de responsabilidad penal a los que obran mediando causales de justificación eximentes de responsabilidad. Comercio y Justicia 17-4-17

LOS PELIGROS DE LA ERA DIGITAL Y EL ROBO DE IDENTIDAD Un verdadero sismo ha generado en nuestra  sociedad la incursión de novedosas modalidades delictivas que enmudecen e inmovilizan  .  Repugnantes  conductas que  ocultan el verdadero rostro de quien delinque desde la oscuridad , enfundado en  un disfraz que oculta el peligro real , y que exhibe técnicas que  perfeccionan peligrosamente su estilo en el tramo ejecutivo de  cada acción delictiva. Se trata de la inclemente irrupción de desconocidas actividades que asoman desde el horizonte de la ilegalidad y que se fortalecen peligrosamente al ritmo del desarrollo a nivel mundial del fenómeno de la globalización Comercio y Justicia 23-3-17

REGIMEN PENAL JUVENIL-EDAD DE IMPUTABILIDAD-EL DEBATE PENDIENTE En los últimos días, una frenética carrera de noticias  recorre la redacción de los principales medios de comunicación , anunciando casi como una solución mágica , frente al sismo que en nuestra sociedad genera la arremetida de la delincuencia juvenil en sus más variados ataques, bajar la edad de la imputabilidad de los menores de dieciséis a catorce años, inaugurando en materia de política criminal un esquema normativo de fondo, cuyo objetivo tal como se lo concibe no es otro que frenar el embate  de un inclemente incremento de la ola delictiva juvenil de la que participan activamente menores de edad,  sin tener en cuenta que la experiencia a nivel mundial en materia criminal, ha demostrado que el incremento  de los índices de criminalidad, no se compadece  con la severidad del régimen punitivo, bajando la edad de imputabilidad ni encarcelando a menores en proceso de desarrollo Comercio y Justicia 20-2-17

LA TEORIA DE LA ADECUACION SOCIAL Y LA EXCLUSION DE RESPONSABILIDAD EN MATERIA  PENAL Toda sociedad aspira a que cada uno de sus integrantes cualquiera sea su actividad, destino, posición económica, nivel cultural, religión etc  adecúe su conducta al régimen legal en vigencia, asumiendo una actitud civilizada, contexto en el que no resulta prudente ni admisible admitir la justificación de determinados comportamientos que transgreden el umbral de lo permitido, invadiendo el terreno de la ilegalidad so pretexto de ausencia de impacto por la nimiedad del perjuicio ocasionado en el desarrollo de estas acciones o por las características particulares que reviste la modalidad comisiva. Comercio y Justicia 9-2-17

EL CODIGO PENAL Y EL INFAME NEGOCIO DE LA MUERTE en los últimos años, la crónica policial con alarmante frecuencia nos ilustra acerca de prácticas perversas vinculadas a comportamientos humanos tan infames como indescifrables, tan cobardes como inaceptables, escenario donde un inadmisible vacío legal a la hora de reprimir determinadas inconductas generan desconcierto, desasosiego y hasta alarma social,  quedando al desnudo una inclemente realidad que viola las leyes de una nación y ofende a Dios Comercio y Justicia 15-12-16